Cómo conservar el vino en casa como un profesio...

Cómo conservar el vino en casa como un profesional

conservar-vino-casa

 

Es habitual dedicar mucho tiempo a elegir un buen vino, prestando atención a su lugar de procedencia, al tipo de uva o a la crianza, y olvidarse de un aspecto tan importante como la conservación del vino, que es clave para que en el momento de descorchar la botella podamos disfrutar de todas las cualidades del vino en las mejores condiciones.

 

El problema es que mucha gente que no tiene una bodega o una vinoteca en casa acostumbra a guardarlo en un armario de la cocina, sin tomar ninguna precaución. Esto es un error, ya que el vino es un producto muy delicado, y si no se almacena correctamente es muy probable que se deteriore con el paso del tiempo.

 

Si te sientes identificado y esto ya te ha ocurrido, desde Esencia Wines te vamos a contar cómo conservar el vino en casa como un profesional, indicándote qué aspectos debes tener en cuenta para que el vino se mantenga en perfectas condiciones, sin necesidad de tener una bodega o una vinoteca. Presta atención y toma nota.

 

Tips para conservar el vino en casa y disfrutar de todas sus propiedades  

 

Ubicación

 

En cuanto a la ubicación, es importante guardar el vino en un lugar lo más fresco y oscuro posible, que a poder ser goce de una temperatura relativamente estable, pues los cambios bruscos de temperatura podrían afectar al diámetro del cuello de la botella, e incluso provocar pérdidas a través del corcho.

 

Si no se dispone de vinoteca, lo ideal sería guardar el vino en un espacio natural protegido de la luz del sol, o en su defecto, en trasteros o sótanos. Es importante que nunca estén a la intemperie, siendo recomendable utilizar armarios oscuros que favorezcan su buen mantenimiento.

 

Posición

 

Sí o sí, el vino debe guardarse siempre en horizontal, para así garantizar que el caldo estará en contacto con el corcho en todo momento, lo que lo mantendrá húmedo y mejorará su estanqueidad.

 

Además, es importante evitar mover las botellas de vino una vez almacenadas, permaneciendo tumbadas con una ligera inclinación del 5%. Por ello, para consumirlo en perfectas condiciones, recomendamos comprar un botellero, que mantendrá las botellas en la posición correcta y permitirá llegar a ellas sin necesidad de mover otras.

 

Esta regla no se aplica en los vinos espumosos, pues el contacto del vino con el corcho podría terminar deteriorándolo. Por ello lo mejor es guardar los vinos espumosos en vertical, ya que la presencia del gas carbónico, que tiende a subir, permite que el tapón mantenga el nivel de humedad correcto.

 

Temperatura

 

Como ya hemos comentado, el vino debe estar a una temperatura estable, para evitar los cambios bruscos que puedan afectar a sus propiedades. Pero además, es importante conservarlo en un lugar que cuente con una baja temperatura 

La temperatura idónea del vino está entre los 5 y los 18 grados, ya que una temperatura mayor o menos afectará a su expresividad y agresividad.

 

 

Humedad

 

La humedad también es importante, siendo recomendable guardar el vino en un lugar con un nivel de humedad relativamente alta, para así favorecer que el corcho se mantenga humedecido y evitar la evaporación.

 

Pero hay que tener cuidado, ya que una humedad muy elevada (por encima del 80%) podría favorecer el desarrollo de parásitoslos cuales podrían atacar al corcho.

 

Asimismo, una temperatura baja (inferior al 60%) secaría el corcho, lo que permitiría que entrase el aire en el interior.

 

Vibraciones

 

Las vibraciones, ruidos y fuertes olores afectan a la conservación del vino, por ello hay que evitar guardar el vino en la cocina, ya que es un lugar con muchas vibraciones, ruidos, olores, y en el que además se dan altas temperaturas.

 

Luz 

 

Es fundamental evitar que las botellas reciban luz directa, independientemente que sea luz natural o artificial.

 

La razón no es otra que la luz y el sol oxidan el vino, provocando un envejecimiento prematuro. Por ello la mayoría de bodegas utilizan botellas de vidrio oscurecido para almacenar el vino.

 

Tiempo de conservación

 

Otro punto importante es el tiempo de conservación, ya que no todos los vinos mejoran con el tiempo, y si los almacenamos demasiado tiempo, podrían estropearse. Para evitar que esto ocurra hay que fijarse en aspectos como la edad del vino, la añada, el lugar de procedencia, el tipo de uva, etc.

 

Aunque puede variar en función de las condiciones de la botella y del vino en cuestión, por lo general estos son los tiempos de conservación para cada tipo de vino:

 

  • Vinos jóvenes: se recomienda beberlos en el mismo año en el que se cosechan. 

  • Vinos de crianza: hay que consumirlos durante los cinco años siguientes. 

  • Vinos reserva y gran reserva: por sus cualidades pueden conservarse entre 10 y 15 años sin problemas.

  •  

Cuando no disponemos de una vinoteca o de una bodega, esta es la mejor forma para conservar un vino en casa, manteniendo todas sus cualidades y evitando su deterioro. Toma nota de nuestros consejos y comienza a conservar el vino como un profesional.